¿QUÉ PASA CUANDO NOS ENAMORAMOS?

Por admin / hace 11 meses / 0 Comentarios ».

A lo largo de la historia, este ha sido un tema más que enigmático ¿Qué nos sucede cuando nos enamoramos? ¿Por qué nos enamoramos de una persona y no de otra? ¿Por qué algunos amores duran para siempre y otros no?, estas serían algunas de las preguntas típicas que se nos ocurren al momento de abrir un debate sobre el amor.  Se han hecho miles de películas cuyos ejes principales eran la historia de los enamorados, se han escrito poemas, interpretado canciones, pintado cuadros, realizado esculturas, etc. Pero a pesar del gran e histórico abanico de ideas sobre tal sentimiento, nunca se había descubierto su secreto.

que-pasa-cuando-nos-enamoramos

Hoy en día la ciencia ha dado algunas respuestas menos románticas, y la psicología ha abierto un camino menos incierto al vislumbrar algunos motivos a través de los cuales, pueden ir respondiéndose estos interrogantes.

La neurociencia, explica al enamoramiento como la equivalencia a una sobredosis de hormonas, lo cual dispara una serie de reacciones, como transpiración, aumento del ritmo cardíaco, dilatación de las pupilas e incremento de la temperatura corporal.

Lo que el cuerpo experimentaría en el momento de “enamoramiento” se podría traducir desde esta perspectiva, como una alta secreción del químico llamado Feniletilamina (FEA), una molécula orgánica que contiene nitrógeno y se encuentra en el cerebro. La misma se conoce como la “molécula del amor” y es un estimulante natural comparable con la anfetamina. Al parecer, a ella le debemos la excitación producida cuando nos enamoramos.

PROCESO CUANDO Y PORQUE NOS ENAMORAMOS

Esta teoría científica, afirma que la producción de Feniletilamina (FEA) puede dispararse por actos básicos como el cruce de miradas y el roce de manos. Luego las sensaciones experimentadas de pulso acelerado, sudor en las manos, ruborización del rostro, etc, pueden explicarse como una sobredosis de FEA.

El enamoramiento incluye tres etapas, en las cuales los factores químicos cumplen una función más protagónica que la naturaleza del amor.

El “deseo o la lujuria” responden específicamente a la testosterona, que es una hormona masculina. Al parecer, si dos personas conectan en la sintonía del amor, esta hormona es producida en niveles altos tanto en las mujeres, como en los hombres y el resultado de ello es la aparición del deseo sexual entre los enamorados.

Por otro lado, también se encuentra involucrada en este proceso la noradrenalina, que es otra hormona importante para la pulsión sexual y la responsable del buen cambio de humor y los sentimientos de seguridad al estar al lado de la persona que parece “especial”.

La adrenalina incrementa la presión sanguínea, acelera el ritmo cardíaco y produce una respiración más pesada. Los rubores del enamoramiento, son provocados por la alta presión sanguínea y la respiración más profunda es lo que permite una mayor oxigenación al cuerpo, ofreciendo más energía y dejando la sensación de estar flotando.

Pero no todo es color de rosa, este proceso debe ser equilibrado, ya que de resultar demasiado altos los niveles de noradrenalina, provocan emociones negativas como ansiedad y pánico.

ETAPA DE LA ATRACCIÓN

Cuando nos enamoramos, la segunda etapa de ese proceso, sería la de la atracción, que ocurre ni bien culmina el protagonismo de la FEA, que justamente se encarga de la activación de un alto nivel de dopamina (neurotransmisor del bienestar) y noradrenalina, acompañado por una menor proporción de serotonina (neurotransmisor de la paz y tranquilidad), esta secreción de dopamina, provoca un aprendizaje positivo en el cerebro, que es el responsable último en transformar lo que antes era un simple deseo con fines sexuales, en algo mucho más profundo. La dopamina, refuerza el impulso que repite el estímulo y es así como se originan las relaciones.

porque-nos-enamoramos

UNIÓN AFECTIVA

Del proceso anteriormente mencionado agregamos la producción de oxitocina, que también es llamada comúnmente como la hormona del cariño, y es la principal encargada del origen de los lazos afectivos en una pareja.

Aunque como suele ocurrir con todas las cosas en la vida, los excesos no son buenos, es por ello que si esta hormona se produce en excesivas cantidades, puede inhibir la actividad sexual.

¿POR QUÉ DURAN ALGUNAS PAREJAS Y OTRAS NO?

Principalmente se debe al factor de la tolerancia, flexibilidad y comprensión del otro. Hay quienes se ven una y otra vez frustrados en este ámbito y si bien es cierto que en los tiempos que corren no está fácil encontrar y luego conservar al enamorado, no es menos cierto que si preferimos pensar que el amor es algo que simplemente se da y no algo que se construye día a día, serán mayores nuestras probabilidades de vernos una y otra vez buscando pareja.

Las parejas que duran en el tiempo, se comprenden, se interesan por el mundo del otro aunque no coincidan en muchas cosas, se esfuerzan, de alguna manera luchan por mantener la relación.

¡Ya lo decía Eric Fromm, que amar es un arte!, en su libro “El arte de amar”, muy recomendado para quienes deseen leerlo e interiorizarse en el tema desde su perspectiva filosófica.

 

DESDE LA PSICOLOGÍA

Desde la psicología, nos enamoramos de alguien con rasgos o características parecidas a personas cercanas, cuya conquista nos fue imposible en nuestra niñez, por lo cual haremos el intento en el mundo adulto. Por ejemplo, si un niño fue abandonado por la madre, tendrá la tendencia al convertirse en adulto, de buscar mujeres abandónicas o distantes.

Otras de las teorías en este terreno, suponen que nos enamoramos de personas que nos coloquen en situación de repetir algún trauma infantil, aún si no estamos conscientes de ello. Por ejemplo si una niña fue golpeada por su padre, podría elegir una pareja golpeadora, a su vez el hombre golpeador, ha aprendido este modelo de su padre, y elegirá a una mujer sumisa, como su madre.

Esta podría ser entonces una explicación de algo que parece una simple coincidencia mágica y no una causa, y que ha dado que hablar durante siglos con la famosa frase “las historias se repiten”. Dentro de estas historias podemos encontrar madres solteras, mujeres golpeadas, hombres engañados, etc. Como pueden ver, las situaciones de los ejemplos son todas negativas, y el motivo es que un trauma es precisamente la consecuencia de una vivencia negativa fuerte. Decir vivencia, tiene relación con el modo de ver las cosas de un individuo, ya que lo que para uno puede ser algo sin importancia, para otro puede generar resentimiento y dolor.

Claro que estas teorías son generalizaciones y pueden tenerse en cuenta a la hora de analizar las relaciones, las elecciones, etc, pero no podemos reducir a ellas toda la conducta humana en relaciones de enamoramiento, podemos sí, tomarlo como herramientas de análisis de las diferentes situaciones, porque no debemos olvidar que los seres humanos no somos todos iguales, los traumas no nos afectan de la misma manera, y no siempre estaremos buscando aquello que nos recuerde lo que nos hizo daño. También hay personas capaces de realizar un cambio en la curva del destino, ampliar el horizonte y elegir parejas con las que poder construir una relación sana y productiva.

__________

¿Que piensas tu? Te invitamos a compartir tus experiencias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *